El beneficio de tener poco tiempo para estudiar

¿Te desanima pensar que no tienes mucho tiempo cada día para estudiar? Si eres Trabadiante seguramente esto se te haya pasado por la cabeza en alguna ocasión. Y, si no lo eres, es probable que pueda ser un freno para lanzarte a esta aventura de compaginar tu vida de adulto con la del estudio. Bueno, no todo está perdido. Hoy voy a explicarte lo que se descubrió hace tiempo sobre la memoria y los beneficios de espaciar el estudio.

Hermann Ebbinghaus nació en 1850 y dedicó parte de su vida a estudiar la memoria. Cuando comenzó sus estudios sobre la memoria se dio cuenta de que si los conceptos se asociaban de alguna manera, se favorecía su recuerdo –y aunque eso nos interesa a nosotros como estudiantes- él estaba empeñado en estudiar la memoria pura. Así que ideó un sistema de series de sílabas sin sentido que comenzó a memorizar. Fue anotando cuántos términos de sus conceptos memorizaba, y lo que es más importante, cuántos y de qué manera olvidaba.

De sus estudios surgió lo que se ha dado en llamar la Curva del Olvido y es que descubrió que a las 24 horas de estudiar, ¡prácticamente se olvidaba el 80% de lo memorizado! Así que, por supuesto, era necesario repasar.

Una de las conclusiones de su estudio es que las sesiones de estudio repartidas a lo largo del tiempo favorecen el recuerdo evitando que la curva del olvido haga que todo nuestro esfuerzo se esfume.

Es decir, que sus estudios confirman que es más importante tener sesiones espaciadas de estudio, que darse un atracón un único día. O dicho de otra forma, más valen 10 días estudiando 1 hora que 1 día estudiando 10 horas.

¿Recuerdas aquello que nos decían sobre los atracones a última hora? Pues tenían razón…

Ahora, hay estudios que además explican que el lapso entre sesiones de estudio además favorece las conexiones neuronales necesarias para fijar los conceptos que intentamos retener y confirman las apreciaciones de Ebbinghaus.

Si estás familiarizado con el mundo de las Flash Cards (tarjetas de memorización) seguramente conozcas un programa llamado Anki (y si no lo conoces, no te preocupes que hablaremos de él en otra entrada porque nos puede venir muy bien). Bueno, pues ése programa se basa precisamente en este tipo de estudio espaciado, haciendo que repases cada cierto tiempo los conceptos que peor recuerdas para asegurar que la curva del olvido no juega en tu contra y consolidas lo aprendido.

Así que, verse obligado a trocear nuestro estudio por falta de tiempo juega a nuestro favor porque nos va a obligar a espaciar las sesiones de memorización y así vamos consolidando lo que vamos estudiando de una manera más eficiente.

 

Créditos de imagen: PIVISO [https://www.flickr.com/photos/piviso/25773932670/]

Deja un comentario